Nanopartículas en restauración no es ciencia ficción (I)

Gel físic, gel químic amb nanopartícules aplicades a la restauració

Gel físic, gel químic amb nanopartícules aplicades a la restauració

Sin la intención de ponernos demasiado técnicos hoy os presento este proyecto que bien podría parecer ciencia ficción. Cuando se habla de nanopartículas uno se imagina laboratorios que tienen identificadores de iris oculares para abrir las puertas, monos blancos con guantes hasta los codos y entornos esterilizados… o por lo menos eso es lo que me pasaba a mi hasta hace poco. Hace unos días tuve la oportunidad de asistir a la presentación que Emma Sánchez y Carmen Peña hicieron en en Monestir de Sant Pere de les Puel·les en Barcelona de los resultados de su proyecto de investigación a lo largo de los últimos tres años titulado Nano-materials for the conservation and preservation of movable and immovable artworks, o Nano for Art. Emma y Carmen son restauradoras e investigadoras del Instituto del Patrimonio Cultural de España. Los últimos tres años han estudiado junto con la química del Departamento de Analítica del IPCE Elena Golzález la aplicación de nanopartículas en restauración. Las nanopartículas se usan en medicina, en ingeniería, en alimentación… ¿qué nos impedía hasta ahora aplicarlas a la restauración? Mi respuesta, a título personal, es precisamente esa imagen preconcebida de metafísicos, megaquímicos y nanotantos que parece tan inalcanzable a nivel cotidiano. Nano for Art es un proyecto financiado con fondos europeos desarrollado coordinadamente entre quince equipos multidisciplinarios ( University of Florence; Instituto Nacional de Antropología e Historia; National Museum of Denmark; Instituto del Patrimonio Cultural de España; MBN Nanomaterialia; University College London; University of Pardubice; Birkbeck College; ZFB Zentrum für Buchenhaltung GmbH; Centre for Research and Restoration of Museums of France; Chevalier; SIT Grupo Empresarial; GEMA Art Group; Morana RTD y University Ca’s Foscari of Venice). El objetivo del proyecto ha sido experimentar con nuevos nanomateriales para adaptarlos a la aplicación en el campo de la conservación y la preservación de patrimonio mueble e inmueble. Desde el laboratorio del IPCE se centraron en el patrimonio mueble con dos líneas de investigación: la limpieza y la desacidificación de patrimonio documental y obra gráfica. Las nanopartículas son la sintetización en un laboratorio de las partículas de un producto. Consiste en dividir las partículas una y otra vez hasta llegar a un tamaño Nano. Con este proceso se consigue multiplicar la superficie de contacto y la reacción es mucho más eficaz. Eso significa, a modo de ejemplo, que con 10gr de material en nanopartículas obtendrás el mismo resultado que con 100gr del mismo material sin sintetizar. Con unos resultados espectaculares han conseguido multiplicar la eficacia de los tratamientos tradicionalmente utilizados en la conservación del patrimonio bibliográfico reduciendo a su vez la toxicidad y, por tanto, el respeto hacia el restaurador, la pieza y el medio ambiente. La presentación en Barcelona tuvo como punto especialmente emocionante la oportunidad de poder hacer una sesión práctica, así que pudimos trabajar con los materiales que nos trajeron directamente desde sus laboratorios.

Limpieza

Carmen Peña se encargó de explicarnos la investigación que hizo el equipo en materia de limpieza. Han trabajado por un lado con geles físicos cargados con las mezclas de baja toxicidad de Cremonesi y por otro lado con microemulsiones de nanopartículas aplicadas a geles químicos y las han combinado para conseguir que tengamos ganas locas de tenerlos en nuestros talleres. Hasta ahora era habitual trabajar con geles físicos (para hacernos una idea de la textura, la gomina sería un ejemplo de gel físico aunque no lo usamos en restauración, claro) el inconveniente es que, por norma general, no tienen forma propia (excepciones: el agar y el gellano) y son difíciles de controlar. Con los geles químicos se consiguen unas limpiezas mucho más selectivas y seguras puesto que mantienen siempre su forma y se controla mucho mejor la zona de actuación. Además en comparación con los otros geles físicos que sí conservan la forma (agar y gellano) los geles químicos desprenden la humedad de manera mucho más controlada puesto que podemos elegir la porosidad y por lo tanto la rapidez con la que liberan el líquido con el que los hemos cargado. También permiten combinar diferentes disolventes y disminuir su cantidad con lo que conseguimos una menor toxicidad del producto. A nivel material estamos hablando de unas pastillitas rectangulares de aspecto gelatinoso similar a la silicona, flexibles y transparentes que, una vez cargadas con la microemulsión pertinente, se colocan encima de la zona a tratar (ya sea puntual, ya sea en todo un documento) y se deja actuar. Después del tiempo necesario, se retira la pastilla y se observa claramente el efecto de limpieza que ha realizado. Hay partes claramente positivas en la combinación de microemulsiones con nanopartículas y geles químicos:

  • No dejan residuo, con lo que no hay que rascar con la espátula para sacar los restos como pasa con la Metilcelulosa o el Klucel (geles físicos)
  • Pueden reutilizarse. Aclarando el gel con una inmersión de 24h en agua destilada puedes volver a cargarlo con la microemulsión que se requiera en cada ocasión.
  • Son transparentes y con una superfície regular lo que nos permite tener un control total sobre lo que está sucediendo en la obra.

Inconvenientes:

  • Deberemos esperar a la comercialización de las microemulsiones con nanopartículas. El inconveniente hasta ahora es que son hidrogeles con lo cual, la disolución con la que se carga debía ser polar (también se podían cargar con alguna emulsión apolar que se descartó porqué no dio resultado en la investigación). y sólo servía con algunos de los disolventes que estamos acostumbrados a usar. Al realizar microemulsiones con nanopartículas podemos rebajar el contenido del disolvente en éstas y cargar los geles químicos con la microemulsión que más nos convenga.

Para la parte dedicada a la desacidificación deberéis esperar ala próxima entrega de “Nanopartículas en restauración no es ciencia ficción”.

Comentarios (2)

  1. Nom Reyes Jimenez - Responder

    19 de noviembre de 2014 at 17:45 05Wed, 19 Nov 2014 17:45:51 +000051.

    Efectivament és un camp obert amb enormes aplicacions en patrimoni. Els dies 6 i 7 de novembre es va celebrar a Madrid la V Jornada La Ciencia y el Arte.
    i van parlar de les innovacions en els tractaments del patrimoni documental.

    • Berta Blasi - Responder

      24 de noviembre de 2014 at 12:59 12Mon, 24 Nov 2014 12:59:28 +000028.

      Si! Fantàstic, tant de bo hi hagués estat, però no es pot ser a tot arreu :p

      Ara els toca fer-ne difusió i jo aporto el meu granet de sorra. En breu tindreu la segona part del projecte: la desacidificació amb nanopartícules.

      Gràcies Reyes pel teu comentari :)

Añade un Comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies