Hongos ambientales en una biblioteca: un año de estudio

Bueno, Dante J. and Silva, Julio O. and Oliver, Guillermo Hongos ambientales en una biblioteca: un año de estudio. Anales de Documentación, 2003, vol. 6, pp. 27-34. [Journal Article (Print/Paginated)] [Disponible a: <http://eprints.rclis.org/14197/1/ad0602.pdf>]

Cultiu de microorganismes realitzat al taller

Cultiu de microorganismes realitzat al taller

El artículo titulado Hongos ambientales en una biblioteca: un año de estudio de Dante J.Bueno, Julio O.Silva y Guillermo Oliver que se publica en 2006 en Anales de Documentación tiene como objetivo exponer las conclusiones del estudio realizado en Tucumán , Argentina, desde febrero de 2000 a enero de 2001 en una biblioteca científica.

Aunque las esporas son elementos habituales de ambientes externos es conocido que los ambientes internos también los contienen. La mayoría de los hongos que encontramos en los interiores son saprofíticos, es decir que obtienen su energía de materia orgánica muerta como la madera, el papel, la pintura, el polvo, la piel y los alimentos. Muchas de las esporas fúngicas pueden provocar alergias en los individuos y de todas ellas un pequeño grupo son patógenas e incluso producen micotoxinas y por tanto pueden dañar no sólo sobre los libros sino también sobre el personal de archivo o bibliotecas y los sus usuarios.

El artículo expone que los autores recogieron las muestras dos veces al mes con cinco placas de petri de 90 mm de diámetro con caldo de cultivo desde febrero de 2000 a enero de 2001 siguiendo una técnica volumétrica para el muestreo del aire con una exposición de 10 minutos de las placas abiertas situadas en las estanterías a una altura de 1-1,5 m. En cada caso medirse la temperatura ambiental. Las cápsulas de petri fueron incubadas a 25-28 º C durante siete días y las colonias fueron enumeradas e identificadas hasta el género.

Según exponen los autores, la técnica empleada presenta algunas limitaciones ya que el muestreo por gravedad es un método no cuantitativo que se ve afectado por el tamaño y la forma de las partículas y por el movimiento del aire de alrededor. Es por eso que las partículas grandes tienen más probabilidad de depositarse sobre el medio de cultivo. Este factor puede llevar a la mal interpretación de los resultados de las muestras que pueden dominar las esporas más grandes y excluir las pequeñas. Variables como el tiempo de exposición de las placas, la humedad, la ventilación o la polución de los libros pueden afectar el resultado de los análisis. Tampoco puede medirse con esta metodología la concentración de hongos en el ambiente ya que el volumen del aire no es conocido.

El artículo concluye que, a pesar de las limitaciones de la técnica de muestreo empleada, el estudio proporciona información útil sobre la incidencia de los hongos sobre la biblioteca y su comportamiento a lo largo de los meses de muestreo. Sabiendo que la existencia de microorganismos es incuestionable y difícil de erradicar es extremadamente necesario llevar a cabo un mantenimiento periódico frecuente sobre los filtros de aire, el mobiliario de la biblioteca y los volúmenes almacenados.

 

Comentarios (1)

  1. […] també el Pla parcial d’actuació contra l’atac de microorganismes o Hongos ambientales en una biblioteca: un año de estudio. Articles relacionats:Hongos ambientales en una biblioteca: un año de estudioRestauració d'un […]

Añade un Comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies